LA SUERTE NO ACOMPAÑA EN EL INICIO DE TEMPORADA

 

El equipo Hiper Europa Infiniton-Cervera-Sumistock, inició la temporada de carretera 2019 en la vuelta ciudad de Gandía, primera prueba de carretera de la temporada

El pasado 3 y 4 de Marzo se disputaba la Vuelta Ciudad de Gandía para la categoría Cadete, primera toma de contacto del combinado 2019 con la competición de carretera. A las 15:30 horas, los 197 corredores pasaban el pertinente control de firmas y empezaban las presentaciones de los equipos 20 equipos participantes  venidos de todo el territorio nacional, además de un equipo belga. Poco después de las 16:30, después de 2km neutralizados por las calles de Gandía, se daba la salida oficial con casi 60km de recorrido por delante. Justo cuando transcurría el km 2 de carrera, una caída masiva en posiciones cabeceras del pelotón, afectaba a gran parte del equipo mientras remontaba para alcanzar una buena colocación. Con nueve de los trece corredores afectados, priorizando que ninguno de ellos tenga lesiones graves, se reparan las posibles averías para intentar minimizar el daño pero con un cuantioso tiempo perdido que sería imposible recuperar. Finalmente, de los 95 corredores clasificados, consiguen llegar a meta, Roberto y Alberto en las posiciones 25 y 35 respectivamente en el pelotón principal y Edgar y Hugo en un segundo grupo.

 

Sin daños personales graves, gracias a la ayuda de padres y compañeros del equipo, se consiguen suficientes bicis de repuesto para que todos los corredores tomen la salida de la segunda etapa. Pasado el control de firmas, tras unos kilómetros neutralizados por las calles de la capital de la Safor, pocos minutos después de la 11 se daba la salida oficial de la segunda y última etapa. 


Los golpes recibidos el día anterior pasarían factura durante la segunda etapa. Tras cinco kilómetros llegaba la primera complicación de la jornada: el paso por una carretera estrecha. Dicho paso complicado y los nervios por alcanzar posiciones cabeceras producían más caídas y un nuevo corte afectaba a parte del equipo que, tras unos kilómetros de colaboración entre compañeros, conseguían enlazar con el grupo de cabeza.

 

Tras quince kilómetros de carrera, llegaba la segunda dificultad del día: el puerto de Simat. Los golpes recibidos en la jornada
anterior impedían a los chicos rendir al cien por cien y la subida al puerto, de 4 km, se haría más dura de lo que era. Tras un vertiginoso descenso, Roberto conseguía enlazar con el pelotón siendo, finalmente, el mejor clasificado del equipo a 4:15 del vencedor de la vuelta.

Aunque los resultados de la vuelta no lo reflejan, el balance general en cuanto a la evolución como conjunto es muy positiva. El fuerte ritmo impuesto durante la vuelta, con una media de 42Km/h, nos da a conocer los puntos a mejorar en las próximas citas.